La historia de “Casa de Madera”



El edificio que alberga la galería de arte Casa de Madera en Rawson 2250 de Mar del Plata, es una estructura de madera pre-montada e instalada en la ciudad en 1909. La bruma del tiempo y la falta de documentos fehacientes, envuelve en un halo de misterio tanto fechas como lugar de procedencia, pues, en algunos escritos se menciona a Suecia y en otros a Inglaterra. Lo más probable es que su origen sea inglés, pues su tipología, pintoresquismo inglés, corresponde a la de las instalaciones que hacia fines del s. XIX y principios del s.XX las compañías ferroviarias británicas levantaron para su personal jerárquico, en varios puntos del país.

Se dice además, que sus materiales desmontados llegaron junto a los de otras tres casas, entre ellas, Villa Victoria Ocampo, en un mismo barco que procedía de Inglaterra. La historia no despeja dudas al registrar el año 1912 como montaje de ésta, tres años más tarde que CdM, y esto no hace más que aumentar lo vago e incierto del tema. Quizás en los maderos de su entretecho se hallen ocultas inscripciones o sellos, como se encontró en la Villa Victoria, y de esta manera algún día quedará definitivamente dilucidado el misterio.

Ubicada en el centro de la cuadra, detrás de una importante y artística verja de jardín, se asienta la casa que se extiende en profundidad hasta el fondo del terreno, allí se hallaban patios y dependencias de servicios. Dicha verja de estilo art decó pertenecía a una gran casona propiedad del señor Eugenio Cardini ubicada en la calle San Luis entre Moreno y Bolívar y fue diseñada por Julián Jaime García Nuñez, estudiante en la Escuela de Barcelona y posiblemente alumno de Gaudí. Al ser demolida la propiedad en la década del 70 , Gamalero compra la reja y la instala en el frente de la casa.
La parte central de Casa de Madera que contaba con un elevado lucernario, se perdió por un incendio provocado por una bengala o petardo en la noche del 25 de diciembre de 1972.

Su fachada guarda un orden simétrico y los cinco escalones que cubren su alzada abren en una amplia y bella galería cubierta, con un entramado en su parte superior que da un particular encanto a su acceso.
Según descendientes, en tiempos que la propiedad perteneció a la familia Méndez Huergo se llamó “Villa Laurita”, en 1966 fue adquirida por el Sr. Ricardo Gamalero, empresario maderero y padre de la propietaria actual, la ceramista y escultora Norma Gamalero. Por su contenido estilístico e histórico fue declarada Patrimonio Arquitectónico Municipal en 1999.